La movilidad eléctrica

Vehículo eléctrico recargando

Vehículo eléctrico recargando

El vehículo eléctrico es una realidad que poco a poco está ganando peso en la movilidad de las zonas urbanas y que se perfila como una herramienta para mejorar la calidad local del aire así como para luchar contra el cambio climático. Aunque los vehículos eléctricos no emiten ni contaminantes ni C02 a nivel local, obviamente se deben tener en cuenta las emisiones de ambos correspondientes a la generación de la electricidad necesaria para “cargar” dichos vehículos. De ahí la importancia de que esa electricidad proceda, a ser posible o en su mayor parte, de fuentes renovables.

Los primeros pasos para la implantación de la movilidad eléctrica se constituyen en un proceso fundamental para su éxito posterior. La importancia de los proyectos demostrativos locales reside en la necesidad de fijar las bases sobre las que asentar los desarrollos tanto normativos, como industriales, tecnológicos o de negocio.

La sostenibilidad del coche eléctrico va más allá de las cuestiones energéticas y de las repercusiones económicas para convertirse, desde su condición de cambio de paradigma energético, tecnológico y de consumo, en una oportunidad cultural para la movilidad de personas y mercancías, necesitada como está de mayor racionalidad.

ImprimirEnviárselo a amigo

A través de este formulario podrás enviar la página anteriormente visitada a una o varias cuentas de correo electrónico.

*

*




Los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios